Moulin Pey-Labrie

 

Llegamos a la tarde, algo tarde, pero no tarde. Esos momentos que te acompañan siempre, cuando, muy lejos de casa, sientes que estás como en casa. No hay palabras para describir esas seis horas, hasta las deoce de la noche, en que se me acabaron las pilas. pero en el corazón, llevaba mucha más energía que la que uno piensa a veces que puede contener.

Bonita tarde.

SAlut, y gracias a todos por todo.

Laure.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: