Le monde du vin

No sé si está bien el título, quizás tendría que poner otro, pero es difícil. Hoy he tenido el día medio libre, aquello que no puedes hacer mucho, pero tienes que dejar pasar las horas de media en media. Y entre medias pues escribiré algo, y quizás después haga algo más. Trabajos y rollos que apenas te dejan tiempo para respirar. Y esto me lleva al sitio por donde puedo empezar, no puedo, ni siquiera, recapitular la cantidad de papeles que hay que llevar en una bodega pequeña, es realmente increible, y a veces, por temporadas se comprimen hasta hacerse insoportables, incompatibles, inexplicables. No puede ser, no es de recibo que se tenga que hacer tantas y tantas declaraciones, controles, papeles, garantías, impuestos, requerimientos, renovaciones, permisos, informes, libros y libretas, contabilidades, seguros, autorizaciones, resúmenes, registros, revisiones (sigan si pueden).

 En fin, que en pleno semiencerramiento noviembrero, se han multiplicado, como cada año, pero más, y uno piensa ¿cómo es posible?, ¿como puede ser?, que a uno que solamente quiere trabajar, desarrollar un producto que aporte algo más y que pueda funcionar como un medio de vida para una pequeña família, y además añada una valor de respeto por la tierra y el entorno, apenas se le deja respirar tranquilo. Sin perdón. Los números son los números, la ley ha ido creciendo en capas, y otra más, y otra más, hasta que la cebolla ahoga, no deja respirar, literalmente. Y no me quejo, sigo, que es mucho. Pero hay que advertir a los responsables de que gracias a disponer de una legislación a la medida de las grandes compañías, ahogamos aquello que ha sido fuente de vida durante miles de años.

Solicito: el desarrollo de un marco legal consecuente con la tierra y las costumbres que respete a los pqueños productores y que les permita desarrollar su trabajo en paz. Gracias.

PS…por aquello de la constitución no me vengan, la ley es igual para todos, pero es que ahora no lo es, porque en realidad, no veo que todos seamos iguales.

Una respuesta

  1. Hola Laureano:

    Los dichosos papeles: lo cierto es que todo este tinglado burocrático no añade valor ninguno al vino ,encarece el resultado final.

    Y me han venido a la cabeza también las aportaciones a los consejos reguladores de las DO ( pagas por Kg uva, pagas por litro de vino, pagas por..) o algunos certificados ( tipo agricultura ecológica) que no hacen sino fiscalizar tu empresa y llevarse una parte de facturación cuando tampoco veo claro cuál es el valor que a tu vino está aportando todo eso.

    España por mucho que nos guste hablar de nuestra creatividad y tal, no es un país emprendedor. Yo diría que casi se penaliza la iniciativa individual sino viene acompañada de padrinos y grandes medios.

    En fin, ánimo, salut , buen vino sin sulfuroso y como siempre sin sulfurarse.

    Un saludo
    LA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: