ser y no tener

Acabo de llegar del Loira, del Loire, como dicen en Francia. Ha sido bonito porque aunque también es duro estar separado de tu tierra un tiempo, se lleva bien si donde estás encuentras paz. No solamente ha sido el Loire, sino también el sur. Montpellier, La Remise, el calentamiento antes del deporte, es normal, para mi, hasta la fecha, y tengo casi 47, había sido inaccesible, y ahora, recomiendo darse una vuelta por allí a todos.

Donde se ve el paso del tiempo, el trabajo de años, la dedicación, el compromiso con los buenos vinos, y la respuesta de la tierra al cuidado, no a la destrucción.

Primer día, previo a La Remise, el día de comerse el jamón. Cena con los amigos.

Segundo día, la feria, el salon, trabajo, a gusto, buenos resultados, y por la tarde-noche, la fiesta, la música, la cena.

Tercer día, por la mañana el salon, por la tarde, Séte, después, La Sorgue, Anthony Tortul, Rémy Puyol, Sune, Enrique, Joan Ramón, y después Axel, cena en Octopus…o algo así. Nace el concepto BRUTAL.

Cuarto día, viaje comida en Touluse, Tirabouchon, seguimos hasta Nantes. Cena el L’Oceanie, vino, Thierry, menu pineau, no chardonnay.

Quinto día, Guy Bossard, pan natural, comida, Jo Landron, Chateau Passavan, cena con Guillaume Reynouard, magnífica.

Sexto día, Por la mañana Clos Rougeard c’est fermé, pero vemos a Antoine Fucault, pequeño orgasmo. A comer con Richard Leroy y Bruno Rochard, a tope, salimos a tope. Dirección Olivier Cousin, cena en familia, con americanos.  Highway to hell en spanish guitar acoustic.

Séptimo día, Renaissance des Appellations, dégustation à Angers 2011. Mucho ambiente. Cuatro vinos: 2009 blanco Domaine Leon Barral, 2009 Pierre Frick PN sans souffre, y 2009 Riesling también, 2008 Didier Barrouillet Sauvignon, …algo más. Cena en Passavan, côte du boeuf al fuego de la gruta, con murciélago y petanca, perdimos por uno, pero ganamos más. Suecos y The Cure.

Octavo día, la impresión aún más fuerte, La Dive, sólo para allá, Marie, donde solamente encuentras amigos, un día más, por la noche cena en Passavan, cena sueca.

Noveno día, Dive pero con Joan Ramón, más tiempo (finalmente con Nadi en Clos Rougeard por la mañana-la guinda del pastel), disfrute total. Frío total. Camiseta hacia NY, vino y más vino, fantástica degustación fría y sopa caliente. Cena de trois étoiles con Francois, el compadre et moi. Llega el tiempo de la reflexión.

Décimo día, come back.

Salut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: