Internet, los vinos y nosotros.

Nada es bueno o malo en sí mismo, somos nosotros los que hacemos que sea lo que sea.

Creo que fué Santi Santamaria (que si vivió en paz, así descansa) quien dijo algo así como que al restaurante no se va a pensar, se va a disfrutar. Lo mismo pasa con el vino, es para disfrutar.

No creo que el blogueo, ni el facebookeo, ni el forumeo, o el maileo sea malo por sí mismo, simplemente es una forma de expresión, que tiene sus reglas, y hay que seguirlas.

No creo que los vinos, naturales o no, sean absolutamente buenos o malos, simplemente tienen sus características. La medida de las cosas, ese elemento que se nombrea siempre, ‘en su uso correcto’, es quizás lo que le dé sentido a las cosas en que sean disfrutables o no.

Viene a ésto en la eterna discusión de ‘vino real’, ‘vino auténtico’ o vino natural…o incluso cualquier otra acepción(biodinámico-bio-orgánico-integrado-espectacular o brutal).

Simplemente es agua, el agua es lo importante, al menos en democracia, porque tiene más del 85% de los votos, que es la parte en la que compone el vino. No es fácil, ni automático, ni consiste en no hacer nada el conseguir que esa agua sea lo más pura posible, refleje el terreno donde ha estado la planta, refleje el clima de la añada, y refleje la personalidad del viticultor, y la del bodeguero. Esto no consiste en no hacer nada y esperar. El respeto por esa agua, que incluye el no uso de ninguna otra sustancia que la uva natural, con el agua natural(agua vegetal), es lo que constituye en esencia el trabajo de realización de vinos naturales. Sin esperar que todos aguanten bien un transporte o que todos sean ‘intrínsecamente buenos’. Los factores de la elaboración son tantos y tan variados sin usar aditivos que llegamos al infinito, y solamente una de esas soluciones es la que llegará a la botella. Además, el hecho de añadir condicionantes económicos o de cualquier otra índole a la hora de realizar un vino hace que éste aún sea más complicado, o imposible de apreciar sin esos añadidos, ya que en ese momento se ha cogido otro camino, puede que ese camino sea incluso ‘el de la seguridad’. Eso nos pasa a todos.

Así se trabaja, prara defender la realización natural del vino, hay trabajo, muy duro detrás, y es mi experiencia que no siempre sale bien, que es inútil convencer a la gente de lo que hay en la botella, simplemente la manifestación de un fracaso natural puede ser muchas veces más evidente que la manifestación de otro tipo de fracaso. Si hay fracaso hay que buscar los motivos, trabajar y solucionarlo. Y ahí estamos nosotros, para llegar a ello, para favorecer el disfrute, el más auténtico de lo que hay, el disfrute del agua.

Ayer, el pequeño me preguntó que si no existiera el vino que qué haría yo…le contesté que agua.

Salut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: